El pasado sábado 1 de Agosto por la tarde, nuestro colega y amigo, Javier Andréu, director científico de la nueva campaña de excavaciones en Los Bañales, junto con una representación de sus colaboradores en las tareas arqueológicas, tuvo el detalle y la deferencia de hacernos una visita guiada por dicho yacimiento y por otra localidad de las Cinco Villas: Sofuentes.

En un principio el tiempo no acompañó, ya que a una tormenta de polvo y tierra nada más llegar a Los Bañales le acompañó otra de lluvia, rayos y truenos, que, aunque refrescaron el ambiente, no obstante dificultaron un tanto la visita (en el blog de Javier Andréu, Oppida Imperii Romani, podéis obtener información sobre Los Bañales en dos entradas: 1 y 2)

Dicho esto, hay que alabar la tarea que están realizando en Los Bañales; en facebook estamos teniendo la oportunidad de seguir los hallazgos que día a día se van produciendo en el yacimiento. En tan sólo tres semanas de excavaciones han sacadao a la luz restros de tres calles pavimentadas y un pórtico con sillares bien escuadrados y conservados hasta 1,20 metros de altura en algunas de sus partes, todo un conjunto que, al parecer, en un primer momento fue monumental, pero en un estadio posterior pasó a ser una vivienda, de la que se han localizado un horno, un establo, la cocina, una despenda, un notabe vestíbulo con probables mechinales de acceso a una segunda planta y alguna que otra estancia. En esta vivienda hay restos de estuco con pintura azul y roja imitando el mármol, mosaicos en opus signinum, restos de vasijas, dolias, etc., y ejemplos de reutilización de materiales ya en época romana, ya que una gran columna aparece cortada y reutilizada dentro de la vivienda.

Además, la nueva señalización del yacimiento permite hacerse a la idea de la extensión, importancia y realidad del mismo. Hasta hace poco, salvo que se hubieran estudiado bien las fuentes, uno pensaba que el yacimiento está compuesto de edificios sueltos, dispersos y casi sin continuidad (un foro, unas termas, un acueducto y una presa diseminados a lo largo de unos kilómetros). Sin embargo, ahora el visitante está más informado gracias a las señales y los paneles informativos y descubre que hay un foro (en realidad una vivienda aporticada) y a 200 metros unas termas, ambos al pie de un cerro que es realmente el poblado romano. La nueva campaña de excavaciones ha comenzado a trabajar en la ladera del cerro, donde ha aflorado esta notable vivienda. Sin embargo, por catas arqueológicas y la disposición aterrazada del terreno en el cerro se sabe que todo él estaba habitado y en él se deben localizar otras estructuras urbanas.
El yacimiento también se completa con una necrópolis con diversas cupae, inscritas y anepígrafas, y, sin duda, el conjunto hidráulico cobra más sentido con una presa de captación de aguas que permitía su llegada a las termas y a la ciudad a través del acueducto del que se conservan los famosos 32 pilares. Esta presa, dada por romana, está siendo objeto de estudio en estos días por un equipo de expertos del grupo coordinado por Javier Andréu, de cara a certificar o no su romanidad y su relación con el abastecimiento hidráulico a la ciudad romana de Los Bañales.

Como curiosidad, si visitáis el yacimiento, veréis que entre el "foro" y las termas hay una ermita, la de Los Bañales, donde resultan sospechosos unos sillares escuadrados en la parte de la fachada; pues bien, si os acercáis y las zarzas no lo impiden, podréis ver restos de alguna inscripción romana en su fachada, lo que supone un hecho usual y permanentemente constatado de la reutilización de material romano en construcciones posteriores.


Respecto de Los Bañales, para quien no los conozca, hay que decir que están en el término municipal de Uncastillo, villa medieval famosa entre otras cosas por su castillo y su iglesia; aquí hay una nueva oficina de turismo donde se puede ver un audiovisual sobre el yacimiento. Pincha aquí para saber más sobre Los Bañales en la web de Patrimonio Romano de Aragón; en breve también estará operativa la web del yacimiento en http://www.losbanales.es/).
Agobiados por la climatología adversa, dejamos Los Bañales y nos dirigimos a la localidad de Sofuentes. A medio camino está Castiliscar en cuya iglesia se utiliza como altar un sarcófago paleocristiano ricamente decorado (puedes verlo aquí) y que se dice que en realidad fue localizado en Sofuentes.


La gran sorpresa, no sólo por desconocido, fue Sofuentes (en el blog de Javier Andréu, Oppida Imperii Romani, podéis obtener información sobre Sofuentes). En un cerro cercano, Cabezo Ladrero, hay constancia de un poblado pre-romano, pero también de la presencia romana en la zona (algunos sitúan aquí una ciudad romana denominada Nemanturissa), como lo atestigua la existencia de una necrópolis. En ella, pronto va a realizar catas un equipo de arqueólogos auspiciados por ADEFO-Cinco Villas, que también ha estudiado el lugar en un reciente estudio ya publicado sobre la vía romana en la zona y sobre cuya presentación anunciamos en este blog.

Sin embargo, lo más chocante es la reutilización de los materiales romanos en el pueblo. Tras el abandono de la población al final de la época romana, el restablecimiento de población proveniente de Sos del Rey Católico en época medieval supuso que utilizaran los restos del Cabezo Ladrero en la construcción del nuevo asentamiento.





Así, el Torreón medieval del siglo XIV (con frecuencia llamado Torre Romana) fue construido con los restos, entre otros, del conocido como segundo mausoleo de los Atilios (el otro, el de Sádaba lo podéis ver aquí o en Oppida Imperii Romani) cuyas inscripciones todavía son visibles; de hecho, los materiales fueron colocados "sin mucho orden", ya que hay partes inscritas que quedan dentro del torreón y otras en la fachada exterior.


Con todo, resulta sorprendente ver cómo los vecinos tienen en sus casas particulares altares romanos, inscripciones en las puertas a las que están sujetas las verjas de acceso, motivos decorativos como capiteles corintios sosteniendo balcones, miliarios en los jardines, etc.

Gran e interesante visita, muy recomendable.

1 Comment:

  1. Javier ANDREU PINTADO said...
    Gracias, de nuevo, Roberto, por este post tan generoso. Ciertamente, y al margen de las alusiones, Los Bañales, Sofuentes, Campo Real y todas las ciuitates romanas de las Cinco Villas son un patrimonio que todos hemos de promocionar y, por supuesto, difundir. Por eso, aun más, mil gracias!

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal