La Diputación Provincial de Teruel, tras anunciarlo en 2007, finalmente va a adjudicar ya en los próximos días el proyecto para la habilitación de un centro de interpretación del acueducto romano de Albarracín-Cella, con una dotación económica algo inferior a los 300.000 euros. Dicho centro de interpretación va a estar en la localidad de Gea de Albarracín a mitad de camino entre el punto de inicio (Albarracín) y el punto de final (Cella, donde, por cierto, se encuentra el pozo artesiano más grande de Europa, eso sí, de época medieval) del acueducto (que se extiende a lo largo de unos 25 kms. entre galerías excavadas en la roca, canales, pozos, etc).
Para ello, ya se ha construido a las afueras de dicha localidad un edificio con un presupuesto de 600.000 euros. Así, se pretende que entre el ayuntamiento de Gea, la Diputación Provincial de Teruel y el Gobierno de Aragón se gestione de manera compartida esta instalación museística con la idea es que a lo largo del próximo año 2010 el centro esté operativo, sobre todo de cara a la campaña de verano, pues, con ello, se pretende también establecer un sistema de visitas guiadas a lo largo del verano y fines de semana que potenciarían el desarrollo del empleo en la zona.
El edificio pretende introducir a los turistas y visitantes en el recorrido de dicho acueducto y en los trabajos de excavación arqueológica desarrollados para hacer visitable. En este sentido, se pretende que el centro cuente con un audiovisual, maquetas y reproducciones de materiales encontrados a lo largo de los distintos momentos de excavación.
Esta instalación hidráulica, datada en los siglos I y II d. C., recogía aguas de la sierra de Albarracín, del río Guadalaviar, para conducirlas hasta lo que ahora es Cella, yendo a parar las aguas al cauce del río Jiloca. Fue una obra de gran complejidad técnica y arquitectónica, ya que había que sortear el desnivel y la orografía de la sierra de Albarracín, excavando galerias en la roca de hasta 1,50 metros de altura y casi 1 metro de anchura, al tiempo que en la zona entre Gea y Cella, más llana, fue preciso excavar pozos a una profundidad de hasta 60 metros.
Sus 25kms. hacen de él uno de los tres acueductos más largos de los conservados en el Imperio Romano y, sin duda, el más largo de los conservados en la Península Ibérica. Actualmente, son visitables ocho tramos con azud, galerías, canalizaciones, pozos, etc., y se espera poder habilitar otras partes del acueducto para ampliar los tramos accesibles al público.
Uno de las cuestiones que todavía quedan abiertas era la función de este acueducto: traer agua potable a una ciudad romana sobre la que se asienta la actual Cella o proporcionar agua para algún complejo industrial son algunas de las soluciones propuestas.
(Noticia de Heraldo de Aragón de 4 de Septiembre de 2009)
Para más información sobre el acueducto de Albarracín-Cella en nuestra web del Patrimonio Romano de Aragón, pincha aquí.

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal