La cuestión del yacimiento de Celsa en Velilla de Ebro y su expropiación o recalificación tiene pintas de convertirse en culebrón e ir para largo.
Si ayer comentábamos las diferencias entre el ayuntamiento de esta localidad zaragozana y la Diputación General de Aragón sobre la cuestión de las expropiaciones no pagadas y la recalificación como suelo urbanístico de los solares del yacimiento pertenecientes a las familias que no han recibido el pago de la expropiación, ahora tercian en el conflicto APUDEPA y Patrimonio General del Gobierno de Aragón.
APUDEPA (Asociación Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés) considera "bochornosa" la dejación que la Diputación General de Aragón en lo relativo al yacimiento de Velilla de Ebro, al tiempo que considera "aberrante" la postura del ayuntamiento de dicha localidad de recalificar como suelo urbano los solares del yacimento no expropiados o más concretamente, aquellos en los que no se ha indemnizado a los dueños por la expropiación, aunque defiende la postura de que es necesario el pago de las expropiaciones y la acotación definitiva del conjunto de la Colonia Lépida Celsa.
El debate parte del hecho de que el ayuntamiento de Velila de Ebro ha movido ficha para provocar una actuación definitiva por parte de la DGA en el yacimiento, para que se expropie definitivamente, se excave el al menos 50% del yacimiento pendiente de estudio y que finalmente se explote el yacimiento como motor turístico y económico de la localidad. Ahora, la situación hace que ni los vecinos afectados estén contentos al no cobrar lo que se les debe ni el conjunto del pueblo está satisfecho porque el yacimiento -sin duda de una gran importancia dentro del panorama romano en Aragón- está a medio excavar y no hay una planificación que permita vislumbrar una solución rápida del problema.
Ante los ataques de APUDEPA, el Director General de Patrimonio Cultural de Aragón, Jaime Vicente, ha querido recordar a los interesados que los suelos afectados por la catalogación de Bien de Interés Cultural (BIC), como es el caso de Celsa, tienen la calificación de suelos no urbanizables especiales, por lo que lo que se plantea desde el ayuntamiento de Velilla de Ebro es completamente inviable; además, completa la defensa de la postura oficial del Gobierno de Aragón que la primera fase de expropaciones se realizó y completó en 1984, pero que sobre las 22 hectáreas restantes en ningún momento se firmó el compromiso y la obligación de su adquisición, sino sólo una opción de compra (que 25 años después no se ha ejecutado, habría que añadir). Con todo, a pesar del interés en el yacimiento y en comprar más parcelas, de momento Patrimonio Cultural no se plantea un calendario de actuaciones ni en la excavación ni en la expropiación del yacimiento.
Sin duda, nos encontramos ante otro ejemplo del maltrato que nuestras autoridades están llevando a cabo -cuando no ejecutando- contra el patrimonio cultural, en este caso romano.
(Noticia en Heraldo de Aragón de 30 de Septiembre de 2009).

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal