El pasado viernes, se publicaba en Heraldo de Aragón, página 10, el siguiente artículo de Jorge Alonso: "Los restos romanos quedan integrados y a la vista en el edificio que cierra la fachada del Tubo", donde se especificaba como subtítulo "El bloque, dedicado a oficinas y viviendas de alquiler, saca a la luz los arranques de un torreón y sillares de la muralla en los sótanos, locales y en la primera planta. En fase de acabados, se inaugurará en primavera tras invertir seis millones de euros".

Os reproducimos a continuación la parte de la noticia relativa a la muralla romana:

"Los restos de la muralla romana ya están a la vista e integrados en la propia estructura del edificio que cierra la fachada del Tubo, junto a Puerta Cinegia. Los arranques de uno de los torreones y más de medio centenar de sillares, aparte de la propia cimentación de hace 2.000 años, se podrán visitar por el público gracias a la cuidada intervención pactada por la propiedad, la familia Lalmolda Sanz, con Patrimonio. Las ruinas, protegidas con geotextiles durante la fase de construcción, salen a luz en los dos sótanos, en los locales y en la primera planta.

El edificio, que se dedicará a oficinas y viviendas de alquiler, han entrado en la fase de acabados, por lo que se podrá inaugurar esta primavera, dos décadas después de que se planificara la rehabilitación de este enclave del Casco Histórico. Con fachada a la plaza de España y la calle Mártires, comparte el mismo diseño exterior de Puerta Cinegia para dar uniformidad a la fachada del Tubo. La inversión superará los seis millones de euros. [...]

La propiedad no solo ha puesto en valor la muralla, sino que pretende que el público pueda visitarla. Con este fin, las ruinas estarán acompañadas por secciones, dibujos y fotografías que explicarán cómo era esta obra de ingeniería civil. Se conservan a distintas alturas más de medio centenar de sillares correspondientes a un torreón y al paño de la defensa exterior, además de restos de la base principal de la estructura (opus caementicium) y de la capa de cimentación de la sillería (rudus).

El director de la excavación, Francisco Javier Gutiérrez [autor del blog ArqueoGuti], destacó que no solo se han integrado los sillares, sino que se han abierto grandes lucernarios en el vestíbulo y en los locales para poder observar la cimentación romana bajo tierra. <>, destacó.

Gutiérrez incidió en que su estudio arrojará datos <> para el conocimiento de la muralla y poder datar con exactitud la época de construcción.
Posterior a la fundación: El análisis de las cerámicas aparecidas en el solar ya ha permitido asegurar que la defensa de la ciudad se levantó con posterioridad a la fundación en el año 19 antes de Cristo, según aseguró el director de la excavación".
Además, este lienzo de murallason las primeras ruinas escaneadas en tres dimensiones en Aragón.

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal