Aparece publicado hoy en Heraldo de Aragón un artículo de Mariano García titulado "La presa de los legionarios", con bajotítulo "Cientos de soldados construyeron en Muel uno de los embalses más grandes del mundo romano en el siglo I de nuestra era. La presa está siendo estudiada por un equipo de la Universidad de Zaragoza".  Os lo reproducimos a continuación.
"La Legión IV Macedónica tenía como emblemas dos signos del zodiaco: Tauro y Capricornio. Fue fundada en Italia por Julio César (padre adoptivo de Augusto) en el año 48 antes de Cristo, para luchar contra su gran rival Pompeyo. Participó en numerosas batallas, hasta que Augusto la trasladó a Hispania, donde peleó en las guerras cántabras? y donde construyó, en lo que actualmente es Muel, una de las mayores presas que hasta entonces había levantado la civilización romana. "Las legiones romanas no solo intervinieron en las guerras, sino que desempeñaron un papel muy importante en el proceso de ordenación territorial y participaron en la construcción de diversas obras públicas -señala la historiadora María Ángeles Magallón, de la Universidad de Zaragoza-. Los hitos más relevantes de la actividad de la 'Legio IIII Macedonica' en el valle del Ebro fueron la fundación de la colonia y la construcción de la vía romana entre Caesaraugusta y Pompaelo (Zaragoza y Pamplona)". Y la presa de Muel, en varios de cuyos sillares se ha encontrado una inscripción que lo acredita, la de la Legio IIII.
Magallón, junto a Paula Uribe y Javier Fanlo, dirige los trabajos de excavación y estudio de la presa romana de Muel, que financia el Gobierno de Aragón y cuya campaña finalizó el 31 de agosto. Estudiantes de la Universidad de Zaragoza han participado en la campaña arqueológica.
Prácticamente intacta
El año pasado los trabajos se centraron en la realización de un gran sondeo aguas arriba, lo que permitió conocer el excelente estado de conservación del muro de la presa, que había permanecido oculto hasta ahora. Y este año se ha excavado aguas abajo, junto a la fuente que se encuentra bajo la ermita con pinturas de Goya. Los especialistas buscaban documentar los sistemas de construcción de la presa.
"Estamos ante una presa de gran tamaño, probablemente una de las más grandes que se conocen en el mundo romano -apunta María Ángeles Magallón-. Hemos llegado a la conclusión de que el embalse podía extenderse por un terreno de unas 80 hectáreas. Si observamos una fotografía aérea actual vemos que aguas arriba de la presa se extiende una fértil vega abrazada por la Huerva, compuesta por pequeños terrenos que se disponen en una zona llana y alargada, que se remonta por el valle unos dos kilómetros por cuatrocientos metros de anchura".
Lo que hace de la presa de Muel un caso excepcional es el hecho de que ha pasado prácticamente inadvertida hasta mediados del siglo XX. "Se ha conservado prácticamente completa debido a su temprano aterramiento (el río discurre actualmente a unos metros de distancia de su primitivo cauce). La colmatación del vaso ha protegido la pared interior de la erosión, impidiendo así que se utilizasen los sillares en otras construcciones, como sucede en el paramento exterior, aguas abajo, o en el propio coronamiento de la presa".
El proyecto de investigación se desarrolla dentro del departamento de Ciencias de la Antigüedad y del Grupo de Excelencia Urbs de la Universidad de Zaragoza. Se están estudiando actualmente diversas opciones para comenzar a proteger y restaurar la presa, que puede constituir un importante valor para el turismo de la comarca".

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal