En Heraldo de Aragón de hoy aparece una noticia firmada por Leonor Franco con el título de "Albarracín abre la mayor exposición fija del mundo de máquinas de asedio".  Sin duda, gran parte de la culpa y responsabilidad de esta iniciativa recae en Rubén Sáez, un joven especialista en máquinas de guerra antigua que ha reconstruido, entre otras, piezas como la catapulta de La Caridad (Caminreal, Teruel). Os reproducimos a continuación el artículo.
"«Trebuchet park es el mayor parque de máquinas de asedio del mundo». Con estas palabras resumía ayer gráficamente el historiador Rubén Sáez la nueva iniciativa turística de la que es gerente; una exposición permanente de réplicas de instrumental bélico antiguo, que desde esta semana ha abierto sus puertas en Albarracín.
Se muestran un total de 48 modelos diferentes de máquinas a escala real, que han sido realizadas de forma artesanal por Sáez siguiendo las pautas de un riguroso trabajo de investigación.
El gerente de Trebuchet park -término que en francés significa trabuco- está dispuesto a presentar la documentación necesaria para que sea incluido en el libro Guinness de los Records, porque afirma que «ni reuniendo todas las réplicas que hay en Europa» se llenaría la muestra permanente de Albarracín.
La exposición contiene piezas que datan desde el siglo V antes de Cristo al siglo XV después de Cristo, y se abarca un amplio abanico de culturas; desde el mundo griego, con Alejandro Magno como bandera, hasta la Roma antigua, Bizancio o los musulmanes, sin olvidar el mundo cristiano y el oriental, con Japón, China y Corea a la cabeza, todos los artilugios bélicos están representados en la sierra turolense.
Cada trabajo viene precedido de un exhaustivo proceso documental, de tal manera que las máquinas que diseña Sáez son un reflejo fiel de las que existieron. Para el historiador, esta labor es la más compleja, sobre todo, cuando se trata de reproducir las máquinas más antiguas o de culturas lejanas de las que tan apenas hay información. De hecho, el historiador señala que un lanzallamas del siglo V antes de Cristo fue reconstruido con los datos aportados en cinco líneas de un texto.
Material abundante
Trebuchet park se encuentra a poca distancia del barrio del Arrabal de Albarracín, en dirección a Bezas. Es un espacio con capacidad muy limitada, que solo puede acoger hasta unas diez máquinas más de las expuestas en la actualidad. Pero Rubén Sáez explica que en estos momentos dispone de material de investigación suficiente «como para poder reconstruir 300 modelos distintos».
Reconoce que los condicionantes de espacio han obligado a reproducir las máquinas de menor tamaño, con posibilidades de ser desmontadas con facilidad, «porque viajan con frecuencia a exposiciones itinerantes, museos o castillos de España y de Francia». En este país, concretamente en Carcassonne, le propusieron instalar Trebuchet park, pero él prefirió hacerlo en los terrenos de su pueblo natal.
Ahora se plantea el montaje de piezas más espectaculares, como un trabuco de contrapeso con capacidad para lanzar proyectiles de piedra de una tonelada de peso en cuyo diseño está trabajando. Su precedente es otro trabuco que ya se puede ver en el parque, aunque su límite son piedras de 50 kilos.
Está previsto que la inauguración oficial del parque sea a mediados del mes de marzo y para este acontecimiento se ha planteado cursar invitaciones a altos cargos del Ministerio de Defensa. Sáez señala que tras la puesta en marcha de su web: www.maquinasdeasedio.com muchas personas se han interesado por el proyecto. En los seis meses de funcionamiento de la página se han recibido cerca de 8.000 visitas de 60 países diferentes.
El alcalde de Alcalde de Albarracín, Francisco Martí, consideró la iniciativa como «un revulsivo más para al zona»
Piezas: La catapulta romana de La Caridad
El primer instrumento militar que el historiador Rubén Sáez reconstruyó a escala real fue una catapulta romana tipo scorpio basada en los restos descubiertos en el yacimiento arqueológico de La Caridad de Caminreal (similar a la de nuestra foto, arriba a la derecha).  Fue hace diez años y para su diseño no tuvo problemas porque la pieza localizada en las ruinas del poblado íbero romano se encuentra expuesta en el Museo de Teruel (en nuestra foto a la izquierda).  Hay otras piezas, no obstante, cuyo diseño ha sido mucho más complejo, sobre todo las procedentes dle mundo musulmán u oriental, con escasa información sobre sus características.  Una de las más problemáticas fue una ballesta triple, con tres arcos, en la que hubo que utilizar cuerdas de 3 centímetros".

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal