EL periódico ABC recogía en su edición digital del pasado Martes 26 de Abril una noticia de la Agencia EFE con el título de "Declarado BIC el yacimiento de Nuestra Señora del Pueyo". Hoy hace lo mismo Heraldo de Aragón, aunque sólo en la edición en papel, en un artículo de C. Salamero titulado "El yacimiento de El Pueyo de Belchite, declarado bien de Interés Cultural".  Reproducimos el primero de ellos, indicando que el de Heraldo de Aragón no aporta mucha más información.
"El Consejo de Gobierno ha aprobado hoy un decreto por el que se declara el yacimiento arqueológico de Nuestra Señora del Pueyo, en Belchite (Zaragoza), Bien de Interés Cultural, en la categoría de conjunto de interés cultural, zona arqueológica.
Se trata de un asentamiento romano, situado en el municipio de Belchite, que fue ocupado durante un intervalo de tiempo comprendido entre el sigo I a.C y el III d.C, según los restos muebles e inmuebles conservados.
La topografía ovalada del cerro convierte a este asentamiento en un emplazamiento estratégico, ya que desde él se domina toda la llanura del río Aguasvivas, vía natural de comunicación hacia el río Ebro, así como la llanura que se extiende hasta la actual población de la Puebla de Albortón.
En un momento indeterminado del siglo I a.C tuvo lugar un proceso de jerarquización del territorio del valle del río Aguasvivas, lo que conduciría, tras la romanización de la zona, a la fundación del asentamiento de Nuestra Señora del Pueyo, aprovechando su situación estratégica.
La ciudad, creada ex novo (s. I a.C) y cuyo nombre se desconoce, estaba constituida por una acrópolis, una zona monumental en la ladera sur y un poblamiento en la terraza sur.
La estructura urbana del asentamiento se organiza de acuerdo a los ejes marcados por el cardus maximus y decumanus maximus, determinados por los cuatro desagües excavados en la roca.
En el entramado urbano sobresalen, además de restos de estructuras de carácter doméstico, los accesos de entrada, la arquitectura vinculada al agua.
Destaca el hallazgo de una urna funeraria de vidrio a la que acompañaba un ajuar formado por un vaso, decorado con escenas de gladiadores, cuentas de collar de fayenza y una jarra de cerámica.
Desde el siglo II d.C, y a causa de la inestabilidad política y social, el poblamiento en Nuestra Señora del Pueyo y sus áreas de influencia continuó en los siglos siguientes, pero con un esquema de ocupación basado en las villas agrícolas.
En el siglo XIII se erige una pequeña ermita dedicada a Nuestra Señora del Pueyo y en el siglo XVI se adosa a la ermita una torre mudéjar y en sus inmediaciones comienzan las obras del monasterio de frailes agustinos.
A lo largo de los siglos y hasta época reciente, aprovechando los depósitos arcillosos y el agua depositada en balsas naturales y en depósitos conservados desde época romana, se asienta un horno cerámico y una tejería".

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal