El Diario del Alto Aragón se hace eco de la primera sesión de las II Jornadas de Lenguas y Cultura Clásicas de Huesca con este artículo: "Doncellas, monstruos y héroes clásicos mantienen toda su vigencia", y bajotítulo "Mercedes Madrid y José Solana abrieron las Jornadas de Lenguas y Cultura Clásicas". Os pasamos la información con fotografías del propio rotativo de los conferenciantes.
"Sus historias se remontan siglos atrás, pero basta prestar un mínimo de atención para comprobar que, en muchos casos, la vigencia de los clásicos se mantiene intacta.
Es el caso de la Medea de Eurípides, heroína griega que centra este año las Jornadas de Lenguas y Cultura Clásicas que organiza el Centro de Profesores y Recursos (CPR) de Huesca, seminario que ayer celebró su primera sesión con la ayuda de la profesora de Secundaria Mercedes Madrid Navarro y el catedrático de Filosofía de la Universidad de Zaragoza José Solana Dueso, que dibujaron el perfil de los héroes en general, y de Medea en particular, de una forma didáctica y muy amena, teniendo siempre presente que estas jornadas, que se extenderán hasta mañana jueves, están dirigidas a escolares.
De esta forma, Madrid centró su alocución en presentar los grandes rasgos de "doncellas, monstruos y héroes clásicos", personajes que "mantienen toda su vigencia y que demuestran su supervivencia a través de cuentos, libros y películas".
"La Bella y la Bestia, Harry Potter o la saga Crepúsculo, que tantos seguidores tiene, son ejemplos de la pervivencia de estos héroes y monstruos que recuerdan tanto a los relatos clásicos", explicó a este periódico la profesora, para quien el hecho de que hayan llegado hasta nuestros días, aunque con formas distintas, se explica en base a su "universalidad".

"Los monstruos no pertenecen sólo a la mitología griega, están en todas las culturas", comentó, y se mantienen por lo que representan "de miedo a lo desconocido", un temor que antes se dirigía "hacia la naturaleza, porque gran parte del planeta estaba inexplorado", y que hoy "han pasado de ser reales a formar parte de la realidad virtual, en los libros y en las pantallas" gracias a que "el miedo aterroriza, pero también fascina".
En "la otra cara de la moneda" se encuentran los héroes y las doncellas. "Es necesario que alguien salve a la sociedad del monstruo", comentó en relación a los monstruos, mientras que para explicar la situación de las doncellas, Madrid se detuvo a analizar el nuevo papel que cumplen las féminas en las sociedades actuales, "donde ya no sólo acompañan al héroe, sino que incluso conquistan a la bestia, como ocurría en King Kong o en la saga Crepúsculo".
Sus palabras sirvieron para contextualizar la conferencia que ofreció a continuación Solana, que se detuvo en el papel de "reivindicación de los derechos de la mujer" que representa la tragedia de la Medea de Eurípides.
Solana recordó la dramática historia creada por Eurípides, en la que Medea, tras ser abandonada por su marido Jasón, amenaza con matar a sus hijos, sentencia que acaba cumpliendo en venganza contra el que ha sido el amor de su vida.
"El mito tradicional contemplaba que los hijos morían apedreados por los corintios, pero Eurípides le da la vuelta y hace que sea la propia madre quien los mate", explicó Solana, que consideró que esta actitud, además de poner en evidencia la frialdad de Medea, tiene un sentido que va mucho más allá, y era el de criticar el papel que cumplía la mujer en la Antigüedad "como instrumento para procurar hijos, sólo valía para eso".
"Y cuando Medea plantea su derecho a no ser instrumentalizada, lo hace en el terreno que más le puede doler a Jasón", añadió el catedrático, que observa en la figura de Medea los primeros atisbos del feminismo, aunque la intención del autor, matizó, fuera bien distinta.
"Eurípides no presenta a Medea como un ejemplo de liberación femenina, sino como un ejemplo del enfrentamiento entre hombre y mujer y la barbarie a la que se puede llegar si no se reconocen sus derechos", concluyó".

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal