No está demás recordar actividades que se vienen haciendo desde cierto tiempo y que pueden entretenernos en estas noches de verano.  Rescatamos de la web del Ayuntamiento de Zaragoza la información sobre el audiovisual nocturno: El Teatro de Caesaraugusta, 20 siglos de Historia
Desde el día 1 de julio al día 30 de septiembre de 2011: viernes y sábados, a las 22 h.
Días 14 y 15 de octubre de 2011 (Fiestas del Pilar), a las 22 h.
Proyección al aire libre.
"Una era construye ciudades; una hora las destruye. Esta reflexión del genial Séneca sobre el devenir de la vida nos sirve de vehículo para viajar al pasado, a los tiempos en que sobre estos mismos cimientos se erigiera uno de los mayores teatros de la Hispania romana.
A lo largo de la proyección nos acompaña una música ambientada en la antigua Roma, compuesta a partir de textos de la época, y representaciones en pintura, escultura y cerámica de instrumentos y formaciones musicales.
Después de unas primeras imágenes en torno a su edificación, el teatro de Caesaraugusta se muestra reconstruido de manera sobria y rigurosa a partir de los datos obtenidos por los estudios especializados más actuales.
Como los espectadores de la Antigüedad, y a través de sus miradas, descubrimos la presencia de músicos y bailarinas, cómicos y malabaristas, escenas de comedias y de dramas satíricos, desembocando en un juego de composición estético y espacial con la máscara como protagonista, sin duda el más claro símbolo del universo teatral.
Dioniso, dios del vino y de la inspiración, era festejado con cantos corales y procesiones en las que aparecían personajes con máscaras. En estos cortejos de su culto se encuentra el origen de las representaciones teatrales; incluso elementos importantes del vestuario de los actores son dionisiacos. Para ilustrar la vida del dios se han seleccionado varias escenas procedentes de pinturas murales de la villa de los Misterios de Pompeya, donde se funden en una sola narración tanto la historia de la divinización de Dioniso y su madre Sémele como la de una sacerdotisa participante de los misterios dionisiacos.
Tras evocar de nuevo las palabras de Séneca, se concluye con una imagen idealizada del edificio, cuyo ambiente invita a pasear y sentirse inmersos en el teatro de Caesaraugusta, en su época de máximo esplendor".

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal