La Obra Social Cultural de Ibercaja organiza en Zaragoza el Ciclo de Conferencias "Los filósofos griegos iniciales", que se celebrará en el Patio de la Infanta del Edificio Ibercaja (C/San Ignacio de Loyola); todas las conferencias serán impartidas por Ángel Cristóbal Montes, Catedrático Emérito de Derecho Civil de la Universidad de Zaragoza y tendrán lugar a la 19.30 horas con entrada libre, entre Octubre de 2011 y Enero de 2012.
Justificación de la Actividad:
La Obra Social de Ibercaja retoma un curso más sus conferencias sobre filosofía, motivada por el éxito de las ediciones anteriores, de la mano del profesor Ángel Cristóbal Montes, Catedrático de Derecho Civil en la Universidad de Zaragoza y autor de más de treinta libros sobre derecho y filosofía.
El tema central de las conferencias es el acercamiento al pensamiento de los filósofos presocráticos Anaximandro, Parménides, Demócrito y Heráclito. Desde la Obra Social de Ibercaja, consideramos que incitar a la reflexión sobre los orígenes del pensamiento científico y filosófico es esencial para entender la complejidad de la época en que vivimos.
El maestro alemán Martin Heidegger acuñó la expresión «pensadores iniciales» para referirse a aquellos filósofos presocráticos que, entre los siglos VII y V a.C., dieron lugar en Jonia y en el sur de Italia a una poderosa corriente de pensamiento a la que Karl Popper proclamó como «la Ilustración presocrática». Pensadores iniciales, no porque fueran los primeros metafísicos, sino porque «piensan el inicio, y el inicio es lo pensado en su pensar».
Programa:
24 de octubre de 2011: Anaximandro
Anaximandro, discípulo y pariente de Tales de Mileto, fue autor de la primera obra griega Sobre la naturaleza, en la que incluye una cosmogonía, la historia de la tierra y de los cuerpos celestes, el desarrollo de los organismos vivos, la descripción de fenómenos naturales e incluso un mapamundi. La grandeza de Anaximandro descansa en que el mundo material de las cosas enlaza con el mundo moral de los hombres e interrelaciona a ambos, permitiendo considerar que «el proceso del mundo no es simplemente un proceso natural, sino también un proceso moral».
28 de noviembre de 2011: Parménides
Parménides de Elea escribió en hexámetros un poema épicodidáctico en el que narra su figurado viaje hasta la diosa Diké, que le va a revelar la verdad sobre la naturaleza y las opiniones erradas de los hombres. El planteamiento es asombroso: «Una sola historia del camino queda, que es. De lo que no es y no será no te permito que digas o pienses, pues no se puede decir ni pensar lo que no es... Por esa causa, ni nacer ni perecer lo permite la justicia». En ese germinal «es o no es», probablemente se halle la base más firme del pensamiento moderno y el origen de la filosofía occidental, que siempre ha girado en torno al «más abstracto de todos los conceptos», el concepto del ser.
12 de diciembre de 2011: Demócrito
El atomista Demócrito abarcó el saber entero de su época, ya que escribió sobre ética, física, matemáticas, música y técnica. Wilhelm Nestle asigna a su doctrina del atomismo el mérito de constituir el tercer intento de mediación entre las concepciones fundamentales de Heráclito y Parménides. Precursor del pensamiento científico, prefiere «encontrar una sola explicación causal a llegar a ser rey de Persia», piedra de toque del portentoso mundo posterior de la causalidad. Profundamente escéptico respecto a la divinidad, exclama que «poco son, entre los hombres prudentes, aquellos que tendiendo las manos hacia el lugar que los griegos llamamos ahora aire, dicen: Zeus lo es todo y conoce todas las cosas».
9 de enero de 2012: Heráclito
En Heráclito todo es espectacular, prodigioso y enigmático. Produce algo similar a un «terremoto en el cual todo parece oscilar». Su «todo fluye y nada permanece» y su «coincidencia de los contrarios» constituyen dos poderosos arietes que conmocionan lo establecido y contemplan un sesgo de los acontecimientos cósmicos y humanos que ya nunca abandonará la philosophia perennis. «Sus frases son como enigmas y sus palabras parecen ademanes», dice Heidegger.

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal