Jutta Dresken-Weiland publicó en el año 2010 el libro Bild, Grab und Wort: Untersuchungen zu Jenseitvortellungen von Christen des 3. und 4. Jahrhunderts en el que abordaba la cuestión de las primeras representaciones iconográficas cristianas.  Ahora, en 2012, ha visto la luz su edición italiana, titulada Immagine e Parola: Alle origini dell'iconografia cristiana.
Pues bien, en esta última se recogen dos de los sarcófagos paleocristianos de Aragón: 
En primer lugar, uno de los que se encuentran en la Basílica de Santa Engrancia de Zaragoza, el sarcófago de Floria, como lo llama la autora, o más conocido como el sarcófago de la receptio animae, en el que aparece Floria entre dos apóstoles, suponiendo una de las primeras imágenes de la vida de un cristiano tras la muerte (página 56 y figura 25 de la edición italiana).
El segundo sarcófago recogido en esta obra es el de la localidad zaragozana de Castiliscar, donde se recogen diversos milagros: la conversión del agua en vino, la multiplicación de los panes y la resurrección de Lázaro (página 151 y figura 81 de la edición italiana).
Recomendamos esta monografía para los que quieran adentrarse en la interesante iconografía del primitivo cristiano y para el caso de Aragón la obra de Antonio Mostalac y M.ª Victoria Escribano, El cristianismo primitivo en Aragón, publicada en 2009.

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal