Relacionadas con las dos noticias que hemos subido a nuestro blog previamente, está el hallazgo de un nuevo poblado íbero en el término municipal de Alcañiz (Teruel).  Es el yacimiento del poblado de Tiro del Cañón.  En la edición digital de La Comarca se puede ver la noticia, publicada el pasado 20 de Diciembre por Laura Castel con el título "La construcción de una fábrica destapa valiosos restos íberos".  Aquí podéis leerla con la fotografía de dicho periódico:
"La capital del Bajo Aragón guarda en su interior muchos secretos aún por descubrir. Uno de ellos ha salido ahora a la luz: un importante yacimiento íbero-romano del II al I a.C. junto al cerro del Tiro del Cañón, en el que está documentado un poblado de la misma época. La parcela en la que se encue
ntra el descubrimiento está situada junto a la antigua via férrea y la empresa Gres de Aragón. Es propiedad de la empresa Arasfalto, que compró hace años 7.000 m2 con el objetivo de construir una planta de hormigón y asfaltado para los trabajos de la construcción de la futura variante oeste, que conectará con el nuevo Hospital.
La finca está catalogada en el PGOU de Alcañiz como zona de posible yacimiento, por lo que para realizar trabajos legalmente en ella se deben realizar catas primero. Según el Departamento de Patrimonio de DGA, estos permisos se concedieron aproximadamente hace dos años. Primero se realizaron sondeos que dieron un resultado positivo al hallar restos. El yacimiento estaba cubierto y ha ido saliendo a la luz desde septiembre a raíz de las excavaciones de la empresa turolense de arqueología Qualcina. No obstante, hay una zona en la que no se han realizado prospecciones pero es sensible a contener material arqueológico. Es Arasfalto la que contrató a la empresa, lo que le puede suponer un gasto de más de 40.000 euros, según fuentes consultadas por este medio. Están trabajando en el yacimiento alrededor de 15 personas bajo la dirección de un arqueólogo.
Será Qualcina la que elabore un informe que estará listo aproximadamente en febrero y que se enviará a DGA. Es Patrimonio el que tendrá la última palabra y dictaminará una resolución. Según fuentes del departamento se podrán dar tres supuestos: que la empresa obtenga vía libre para construir en su terreno una vez se documenten y extraigan los elementos, que deba modificar el proyecto o que, por el contrario, tan solo pueda obrar en una parte de la parcela porque la otra se respete por su relevancia arqueológica, que determinará DGA. Las excavaciones pueden aportar información científica muy interesante para el conocimiento de la cultura íbera. Una vez se estudien los materiales y si se realizan análisis de sedimentos podrían resolver dudas que tiene los arqueólogos sobre el tipo de producción agrícola que realizaban de manera intensiva en época íbero-romana y que quizás esté relacionada con el cultivo del olivo y la producción de aceite".

En la web del periódico La Comarca se publicó, ayer, 27 de Diciembre, un artículo sobre la Ruta Íbera del Ebro.  El artículo, firmado por Laura Castel, se titula "El Gobierno deniega crear una ruta íbera del Ebro". Os lo pasamos a continuación con fotografía del yacimiento de El Palao, en Alcañiz, procedente de dicha web:
"El Ministerio de Cultura ha denegado el proyecto presentado por el Consorcio Patrimonio Ibérico de Aragón, la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona y la Diputación Provincial de Castellón.
Los tres organismos presentaron el proyecto de promoción conjunta ruta ‘Iberos del Ebro’ con un presupuesto de 55.000 euros. El proyecto quedó en el puesto 40 de 200. Aunque no cuentan con financiación específica, las tres entidades estudiarán que acciones conjuntas pueden llevar a cabo para difundir el patrimonio íbero.
La arqueología ibérica en el Bajo Aragón mantiene a pesar de los recortes una intensa actividad investigadora y de recuperación del patrimonio gracias a la colaboración y participación de distintas entidades. En Alcañiz, los alumnos de la Escuela Taller continúan con las excavaciones en El Palao y El Taratrato. En el Matarraña, con colaboración de la comarca y la asociación cultural y Ayto de Cretas, se ha acondicionado una ruta con una veintena de túmulos funerarios. Asimismo, actualmente se está elaborando las cuentas, programa de actividades y calendario de apertura de centros 2014. Se prevé que el presupuesto alcance una cifra similar a la de este año, en torno a los 100.000 euros.
En el menor de los casos, los restos serían protegidos con una «manta» plástica protectora después de ser fotografiados y documentados acorde a la Ley de Patrimonio. En este caso, sí se permitiría construir encima siempre que los restos no sufrieran ningún daño. Es decir, que no se colocaran sobre ellos partes estructurales de la futura planta, lo que probablemente obligaría a modificar el proyecto para la construcción de la planta de hormigón y asfaltado".

En la web del periódico La Comarca se publicó el pasado 25 de Diciembre un artículo sobre la futura protección del yacimiento íbero del Tiro del Cañón de Alcañiz (Teruel).  El artículo, firmado por Laura Castel, se titula "Patrimonio decidirá en febrero el nivel de protección del yacimiento". Os lo pasamos a continuación con fotografía de dicha web:
"La decisión sobre la protección del nuevo yacimiento íbero de Alcañiz en el poblado del Tiro del Cañón se demorará, al menos, hasta febrero. Será la dirección General de Patrimonio Cultural la que emita una resolución sobre los restos encontrados.
Este dictamen se tomará en base a un informe que entregará la empresa que ha realizado las excavaciones, Qualcina, y tras la posterior valoración y los informes de los técnicos y arqueólogos del Gobierno de Aragón. Patrimonio otorgó hace dos años los permisos a Arasfalto, la empresa propietaria de la finca, para realizar prospecciones antes empezar a trabajar en ellos legalmente, al ser unos terrenos catalogados como zona de posible yacimiento en el PGOU de Alcañiz y tal y como establece la Ley de Patrimonio de Aragón. Las excavaciones podrían aportar información científica muy interesante para el conocimiento de la cultura íbera y resolver dudas de los arqueólogos sobre el tipo de producción que se realizaba de manera intensiva en la época, relacionada con el cultivo del aceite y el vino.
El máximo nivel de protección implicaría que que no se podrían modificar los restos y que, por tanto, la empresa no podrá construir encima. El propietario de Arasfalto, Kiko Lecha, aseguró que cuando compró el terreno, de aproximadamente 7.000 metros cuadrados, no conocía que en la zona podían encontrarse restos arqueológicos. La empresa de Mas de las Matas adquirió hace años el terreno para construir una planta de hormigón y asfaltado para trabajar en la construcción de la variante oeste, proyecto que quedaría olvidado en este supuesto. Asimismo, Arasfalto también tiene que hacerse cargo de los costes de la empresa de arqueología que ha contratado para realizar las prospecciones. Lecha asegura que aún no conoce el coste final aunque fuentes especializadas por este medio cifran en más de 40.000 euros el gasto. En el yacimiento han trabajado alrededor de 15 personas bajo la dirección de un arqueólogo.
En el menor de los casos, los restos serían protegidos con una «manta» plástica protectora después de ser fotografiados y documentados acorde a la Ley de Patrimonio. En este caso, sí se permitiría construir encima siempre que los restos no sufrieran ningún daño. Es decir, que no se colocaran sobre ellos partes estructurales de la futura planta, lo que probablemente obligaría a modificar el proyecto para la construcción de la planta de hormigón y asfaltado.
Gran interés social
La publicación de la noticia del descubrimiento el pasado viernes ha levantado una gran expectación en el territorio. Muchos bajoaragoneses aprovecharon el fin de semana para acercarse al yacimiento, ubicado junto a la vía férrea y la empresa Gres de Aragón. Vecinos y agentes sociales reclaman que se estudie a fondo y se proteja para convertirlo en un valor más del territorio. Cabe recordar que fueron los propietarios de masicos colindantes los que alertaron que las labores arqueológicas se combinaron por parte de Arasfalto con trabajos de desmonte, relleno de tierra y formación de una escollera. Estos trabajos se paralizaron después de que el Ayuntamiento y DGA recibieran cartas alertando que el desmonte podría perjudicar los restos arqueológicos. El Servicio Provincial de Teruel abrió un expediente sancionador a la empresa por comenzar unas obras sin la autorización ambiental correspondiente. Arasfalto ya ha presentado la solicitud pero el INAGA está valorando la propuesta. Por su parte, el Ayuntamiento también paralizó las labores en octubre mediante una resolución del alcaldía al no contar con los permisos adecuados para ello. Esto se debe a que a la empresa se le concedió una licencia municipal en junio de 2012 para adecuar el espacio necesario para la instalación de una planta móvil de hormigonado y asfaltado vinculada a la ejecución de las obras de la variante oeste de Alcañiz, obras que no se están realizando".

El pasado Jueves, 5 de Diciembre, Heraldo de Aragón publicaba  la noticia del inicio de la restaruración del acueducto romano de Los Bañales; aquí os la pasamos, con fotografía de dicho rotativo:
"Comienzan las obras de restauración del acueducto romano de Los Bañales
Los trabajos continúan las actuaciones iniciadas en 2011,que consistieron en la realización de un exhaustivo estudio sobre el estado de conservación de los pilares.
La Fundación Uncastillo ha iniciado las obras de restauración de tres pilares del acueducto romano de Los Bañales, en el término municipal de Uncastillo. La actuación es posible gracias a la subvención de 50.000 € concedida por el Departamento de Educación, Universidad, Cultura y Deporte dentro del Plan Impulso 2013.
Los trabajos continúan las actuaciones iniciadas en 2011,que consistieron en la realización de un exhaustivo estudio sobre el estado de conservación de los pilares del acueducto , por parte del Equipo Arbotante del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Zaragoza, y la ejecución de la restauración de uno de los pilares más deteriorados.
El acueducto de Los Bañales es una espectacular construcción de ingeniería romana de finales del siglo I d.C. que arranca desde una presa, localizada en el término municipal de Biota, y que a lo largo de sus dos kilómetros de longitud presenta tanto tramos elevados como excavados en la roca. Es precisamente en el tramo elevado donde se están acometiendo las obras de restauración. Originariamente este el acueducto contaba con 72 grandes pilares de entre 6 y 7 metros de altura. En la actualidad se conservan 32, realizados en grandes sillares de piedra arenisca. La separación entre pilares es de aproximadamente 4 metros, longitud que coincidía con la de los tramos de los canales de madera por los que discurría el agua en su parte superior.
Los estudios previos ha determinado las diversas patologías que les afectan, como la arenización, desplacación, fisuras, pérdidas de volumen, presencia de grietas, costras biogénicas y colonización vegetal que pueden incluso llegar a afectar a su estabilidad estructural. Estos procesos están vinculados a la orientación de los pilares, ocurriendo los procesos de arenización y alveolización en las caras de orientación sur y oeste y la colonización biológica en las caras norte y este más húmedas. También se ha producido la degradación de la roca sobre la que se cimentaron los pilares por procesos físico-químicos como la erosión, fracturas por ciclos de hielo deshielo o disolución de sus componentes, provocando el agrietamiento y desplome de parte de los sillares.
La actuación que va a realizar la Fundación Uncastillo con un equipo de restauradoras, según el proyecto de la arquitecta Amaia Saiz, y con el seguimiento y control de la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón, está enfocada principalmente a la necesidad de estabilizar el material degradado, frenando su deterioro, y a prevenir futuras pérdidas y desplomes. Para ello se sellarán grietas, fisuras, orificios y oquedades, se coserán fracturas y fragmentos con riesgo de caída y se reintegrarán volumétricamente aquellas zonas estrictamente necesarias, que permitan recuperar la estabilidad perdida.
La rehabilitación del acueducto romano es una actuación más que se desarrolla dentro del Plan de Investigación en Los Bañales, un ambicioso proyecto de puesta en valor que desde hace 5 años ha convertido al yacimiento en uno de los más activos del país, con actuaciones a lo largo de todo el año, como campañas de excavación, celebración de congresos científicos, publicaciones o realización de talleres pedagógicos para escolares, y en el que participan desde administraciones públicas (Gobierno de Aragón, Comarca Cinco Villas, ayuntamientos de Uncastillo, Sádaba, Layana y Biota), empresas (E.On Renovables, Fundación ACS, Urdaniz Digital, General Eólica Aragonesa, etc) y voluntarios arqueólogos de todos los rincones de España".

Como recoge El Periódico de Aragón la Universidad de Zaragoza exhibe hasta el 7 de Enero en la Biblioteca General del edicifio del Paraninfo (plaza Basilio Paraíso de Zaragoza) una selección de los textos de autores clásicos greco-romanos; os pasamos el artículo de Chus Tudelilla titulado "Los clásicos en la Universidad de Zaragoza".
"Dar a ver la visión que el Humanismo tuvo del mundo clásico a través de la recuperación de los textos grecolatinos y demostrar su vigencia en la actualidad, son los propósitos que guían la exposición El sueño del humanismo, organizada para celebrar el XXV aniversario de la implantación de los estudios clásicos en la Universidad de Zaragoza. Con tal motivo, el equipo de trabajo ha seleccionado de los fondos que integran el patrimonio bibliográfico de la Biblioteca Universitaria, 43 obras, que incluyen seis ediciones incunables y un manuscrito de autores griegos y romanos. Difundir y facilitar el conocimiento de sus fondos patrimoniales ha de ser uno de los objetivos de la Universidad; y esta es una iniciativa extraordinaria que se suma a la habitual programación expositiva.
El bellísimo escenario de la Biblioteca del Paraninfo acoge el contenido de la muestra, organizada en seis apartados que se corresponden con los diferentes géneros literarios: Poetas (Anacreonte, Homero, Catulo, Virgilio, Horacio, Ovidio, Lucano y Marcial); Dramaturgos (Aristófanes, Plauto y Terencio); Historiadores (Heródoto, Tucídides, Jenofonte, Polibio, César, Salustio, Tácito, Plutarco y Suetonio); Fabulistas, Satíricos y Novelistas (Esopo, Petronio, Juvenal y Apuleyo); Oradores y Rétores (Cicerón y Quintiliano); y Filósofos (Platón, Aristóteles y Séneca). La selección de autores está determinada por el interés de los textos, la importancia y singularidad de la ediciones --con especial atención a las de los siglos XV y XVI, y las continuadoras del sueño humanista en los siglos XVII y XVIII--, y la belleza de las imágenes grabadas.
Del sobresaliente conjunto, los comisarios José Antonio Beltrán y Miguel Ángel Rodríguez destacan las ediciones aldinas --caracterizadas por su elegancia formal y el rigor de los textos--, de Horacio y Cicerón, cuya obra De Officiis es, además, la primera de un autor clásico que se editó tras la invención de la imprenta; el ejemplar en exposición es edición incunable, único conocido en España, procedente del convento de san Francisco de Borja. Entre las primeras ediciones en castellano encontramos los 13 primeros cantos de la Odisea (1550); la obra de Jenofonte (1552), y la edición incunable de los comentarios de César (1498), de quien también se presenta la edición italiana (1575), que incluye 37 ilustraciones de Palladio. El ejemplar de Las Heroídas de Ovidio es también el único que se conoce en España; no falta en la exposición la joya tipográfica más importante realizada en España (1772): La conjuración de Catilina; y La guerra de Yugurta de Salustio. Sin olvidar la edición incunable de las Fábulas de Esopo (1493), en los talleres de Enrique Botel, uno de los primeros impresores de Zaragoza, centro del espíritu humanista".

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal