Diario de Teruel publica la sorpresa de que otro de los yacimientos ibero-romanos de Alcañiz, en este caso, el de Tiro de Cañón es más grande de lo que se pensaba, obligando a modificar la instalación de una empresa sobre él, según el artículo de Maribel Sánchez Timoneda "Patrimonio ordena el modificado del proyecto de Arasfalto en el yacimiento de Tiro de Cañón, en Alcañiz", con bajotítulo "La empresa tendrá que presentar una plan de actividad que no afecte al yacimiento. La empresa Arasfalto tendrá que presentar a la dirección general de Patrimonio del Gobierno de Aragón un modificado del proyecto que en su día fue autorizado para la construcción de una planta de hormigón y asfalto en la partida Tiro de Cañón de Alcañiz". Os pasamos la información con foto de dicho rotativo:
"La empresa Arasfalto tendrá que presentar a la dirección general de Patrimonio del Gobierno de Aragón un modificado del proyecto que en su día fue autorizado para la construcción de una planta de hormigón y asfalto en la partida Tiro de Cañón de Alcañiz. Las catas arqueológicas efectuadas a finales del año pasado evidenciaron que el yacimiento Tiro de Cañón, situado junto al lugar en el que la empresa iba a levantar su planta de hormigón, era mucho mayor de lo esperado.
Arasfalto contrató a la empresa de arqueología Qcalcina para la realización de catas en la finca destinada a albergar la planta, puesto que esta se encuentra al lado del yacimiento ibero romano. Las catas dieron resultados positivos, por lo que la dirección general de Patrimonio instó a iniciar una excavación para comprobar qué tipo de restos se hallaban bajo tierra. En estos trabajos surgieron estructuras de piedra muy similares a los habitáculos que la Escuela Taller de Alcañiz documentó en el yacimiento de El Palao, uno de los más importantes del Bajo Aragón. Muros, aterrazamientos, habitaciones con pavimentos de yeso y cubetas, estancias con hogares y otras estructuras fueron apareciendo a medida que los arqueólogos trabajaban en la zona. Algunos arqueólogos creen que se trataría de un barrio asociado al yacimiento.
Después de que la empresa de arqueología presentó el informe en enero del año pasado, el departamento de Patrimonio no se ha pronunciado sobre qué hacer hasta este mes de octubre, cuando ha comunicado a la empresa propietaria del terreno que tendrá que modificar el proyecto de construcción de la planta de hormigón con el fin de que esta actividad productiva no cause daños en el yacimiento ibero romano, que, como tal, está ya considerado Bien Inventariado por la Ley de Patrimonio de Aragón. Según fuentes del Gobierno de Aragón, la empresa deberá modificar el proyecto y asegurar que el yacimiento queda protegido y conservado y que la actividad que se realice no afecte las estructuras halladas. El modificado se remitirá a?Patrimonio, que habrá de dar el visto bueno para que pueda reanudarse la actividad.
Fue una sorpresa
Desde la empresa de arqueología que efectuó los trabajos de excavación explicaron que las excavaciones depararon una gran sorpresa en diciembre del año pasado, cuando comenzó a retirarse la tierra. "Se pensaba que solamente había una área de estructuras en la cumbre, pero con la intervención se vio que el yacimiento era mucho mayor de lo que se pensaba, porque se prolongaba ladera abajo hasta llegar a unos campos de labor", según explicó Javier Ibáñez, codirector de la actuación.
La empresa Qcalcina, según comentó Ibáñez, realizará un estudio del yacimiento Tiro de Cañón a partir de los materiales que aparecieron en el transcurso de las excavaciones.
Estructuras que podrían estar destinadas a almacenamiento
Según la Carta Arqueológica de Alcañiz que figura en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), el yacimiento de Tiro de Cañón data de la época de la Primera Edad del Hierro, de los periodos Ibérico pleno y tardío, esto es, a los siglos II y I antes de Cristo. Tiro de Cañón fue excavado por primera vez en los años 60 del siglo XX por el profesor Antonio Beltrán. De aquel trabajo se hallaron restos de una calle y varias casas.
Las excavaciones realizadas el año pasado por la empresa Qcalcina sacaron a la luz una serie de estructuras que, al igual que ocurre en el yacimiento de El Palao (ambos poblamientos son coetáneos), se cree pudieron servir como estancias de almacenamiento de algún producto agrícola, posiblemente aceite o vino. Según los especialistas, este tipo de estructuras de piedra con suelos de yeso podrían estar relacionadas con algún tipo de producción agrícola de la época. Este fenómeno no sólo se ha documentado en Alcañiz, sino también en la localidad de Castellote. Las estructuras de Tiro de Cañón son idénticas, afirman los arqueólogos, a las encontradas también en Alcañiz, en El Palao. Los investigadores creen, a tenor de las dimensiones de los habitáculos hallados en las últimas excavaciones, que la sociedad ibera de la época (siglos II y I antes de Cristo) realizaba grandes producciones de productos agrícolas, los almacenaban y después distribuían".

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal